Keiko Fujimori con K de Kuko

Posted: April 5, 2011 in Política nacional
Tags: , , ,

KEIKO, EL OTRO CUCO http://ff.im/-A1DoC” (@dreampicker)

El kuko mayor, la verdad“. (@pumbaespercy via Twitter)

Representa un 20% de peruanos que seguramente tienen un buen recuerdo de su padre porque les puso un caño o una escuela, en las clases económicas más necesitadas. O en el caso de las clases económicas más pudientes, les permitió prosperidad empresarial. Ambos extremos, a mi parecer egoístas, egocéntricos. Ambos grupos preocupados principalmente por lo que les dieron a ellos, sin importarles lo que eso significó para el resto del país y nuestro futuro común.

Sus cocinas, caños, empresas florecieron a costa de un gobierno que asesinó, desapareció o persiguió a gente que le era incómoda o contraria, un gobierno que destruyó todas las instituciones que se necesitan para que un país marche mejor para todos, un gobierno que no respetó ni la vida, ni la libertad ni las reglas de la democracia.

¿Pero para qué sirve la democracia si no se puede comer, si no tenemos nada o si nuestras empresas no prosperan? Podrían reclamar los beneficiados de la década fujimorista.

Sirve para que tengamos no sólo presente sino futuro. Sirve para que la mayoría de peruanos podamos tener mejores posibilidades. Sirve para que el ser humano respete al ser humano, su vida, su propiedad, su libertad de pensar distinto, de denunciar al corrupto, sirve para que no te engañen tan fácil, para evitar que nos roben el país y el dinero que pagamos con nuestros impuestos, con nuestro trabajo.

Sin democracia, el gobernante se cree todopoderoso porque no hay nada que él no pueda cambiar a su antojo, modificar a su conveniencia. Y así sucedió con Fujimori. Sin democracia, los presidentes se vuelven dictadores, autócratas. Convierten lo ilegal en cuasilegal o pseudolegal. Así lo hizo el fujimorismo con la ley de interpretación auténtica para volver legal la ilegal re-reelección (http://bit.ly/hPYUzR), o la amnistía a Colina, el grupo de asesinos pagados por el Estado que hasta ahora defendienden los fujimoristas. Entre otras, no olvidemos las delirantes explicaciones de Martha Chávez para defender los delitos del régimen diciendo que la torturada agente Leonor La Rosa se autoflageló o que los estudiantes de La Cantuta se autosecuestraron (http://www.bajolalupa.org/04/04_tex.html).

¿Pero y qué tiene que ver todo esto con Keiko? Podríamos decir, siendo benévolos, que quizás fue arrancada de su vida adolescente y se vio obligada de algún modo a suplantar a su maltratada madre. Aunque ya desde entonces surgieron los cuestionamientos del abandono moral a quien le dio la vida mientras apoyaba públicamente a su papá aceptando el cargo de primera dama. Cargo que su padre le quitó a su incómoda esposa después de que ella denunciara que los Fujimori, hermanos de Alberto, tíos de Keiko, vendían la ropa donada por Japón para ganar dinero. ¿Y Keiko a quién le creyó, a quién apoyó?

Pero además de esta actitud moralmente cuestionable de Keiko, y que se pudo haber explicado por su juventud, inexperiencia, inocencia, ya no puede ser excusa hoy, que Keiko tiene 35 años y ha persistido en defender y representar con todo y orgullo al gobierno corrupto y asesino de su padre. Ya no se pude argumentar que hay que entenderlo como una buena hija que no abandona a un familiar en desgracia (aunque sea por su culpa esa desgracia) ya tiene edad y criterio suficiente para saber la diferencia entre no abandonar a un familiar (cosa muy digna) y participar activamente en liderar la defensa política de una persona (por más familiar que sea) procesada por la justicia y condenada por jueces que fueron halagados y aprobados por el propio abogado defensor de Alberto Fujimori, César Nakasaki (http://bit.ly/f0bJzF).

Porque ser líder de ese partido, hoy día, la obliga a mentirse y a mentirnos. A decir que no se hizo justicia con su papá, o decir que él no sabía nada de lo que su mano derecha-chueca, Montesinos, hacía. O a decir que su gobierno en realidad fue bueno. Todas probadas mentiras en el juicio. Se probó que Fujimori sí sabía, que su gobierno terminó siendo un desastre y que fue juzgado con todas las garantías (http://bit.ly/gVmqpZ).

Pero además la obliga a decir tremendas medias verdades como que ella se enfrentó a Montesinos. Pero no por las matanzas a peruanos, no por el robo sistemático a nuestras arcas, no por haber violentado la democracia y por haber corrompido cualquier atisbo de sistema independiente, no. Se enfrentó a su padre en contra de Montesinos sólo porque el asesor estaba, al parecer, extorsionando a sus amigos de Hayduk. Que más tarde igual serían procesados por temas de narcotráfico. Por lo que tampoco hay que descartar que Montesinos los extrosionara por tener rabo de paja. Como hacía el asesor con Vaticano y otros narcos a los que cobraba una suerte de cupos por dejarlos operar.

En todo caso, cuando hace unos meses la prensa reveló que un miembro de esa familia había aportado a la campaña anterior de Keiko, esta respondió que fue a título personal, no del partido pero que fue legal. (http://bit.ly/fOQUDi)

¿Por qué la “justiciera” Keiko en ese entonces no denunció a Montesions ante el Poder Judicial? ¿Por qué la supuesta “defensora” de lo correcto en el gobierno de su padre no salió a gritar más allá del despacho de su padre, a la prensa independiente (poca pero había) y sobre todo, por qué no denunció ante los entes de justicia que el asesor de su padre era a su saber un corrupto extorsionador? Y por qué no se preguntó Keiko Fujimori lo siguiente: si ella misma, asegura, le informó a su padre de estas extorsiones de Montesinos, y el propio Alberto Fujimori indultó a sus amigas Martínez a pedido de ella, ¿por qué no despidió ese mismo día a su asesor?

Keiko aceptó que siguiera o que su papá lo dejara seguir a su lado siendo para ella y para él un probado delincuente, porque extorsionar es un delito. Y si ella no estuvo de acuerdo avaló que su padre fuera cómplice ¿ni siquiera entonces rompió con su padre? ¿O rompió entonces y luego le perdonó ser cómplice? Eso también debió haberse procesado ante la justicia. Entonces, su tan marketeado enfrentamiento a Montesinos en realidad desnuda, como mínimo, una complicidad temprana o una indiferencia por el país, a mi parecer.

Si Keiko hubiera hecho lo que tenía que hacer, acorde a una democracia, no por una sola familia sino por todos los peruanos, ESO hubiera sido lo valiente y digno, ESO hubiera sido lo democrático, ESO nos hubiera indicado que ella quiere más y mejor a los peruanos que a un grupo de gente o a su propio familiar y su entorno. El berrinche en Palacio, a puerta cerrada, sólo dejó que el mafioso siguiera extorsionando y corrompiendo a otros. ¿Eso es querer al Perú? ¿Eso es haberse enfrentado a Montesinos? (http://bit.ly/gabhuZ)

Es algo que ella tendrá que responder. Nosotros podemos inferir según lógica elemental que no lo hizo porque Montesinos manejaba todas las instituciones, porque Montesinos era también Fujimori, porque cargarse al asesor hubiera significado cargarse también al asesorado, o sea, su papá que según comisión investigadora también participó en la extorsión de Olluquito (http://bit.ly/igiQKt).

Y por último, hubiera significado probablemente, una ruptura de identidad con el único lazo parental que no había sido quebrado luego de su cuestionado distanciamiento con su madre Susana Higuchi. Entonces ¿optó Keiko por hacerse de la vista gorda?

A la “justiciera” Keiko no le interesaron los alumnos calcinados de La Cantuta ni los inocentes abaleados de Barrios Altos, mucho menos le interesó que su padre y sus allegados construyeran un gobierno perverso que manejaba todas las instituciones en base al chantaje, el miedo, la amenaza, el dinero o beneficios judiciales. Entonces no te dejes engañar por su suave voz, o su amable sonrisa, rezagos de quien probablemente pudo haber sido si los intereses y ambiciones de su padre no se hubieran cruzado en su destino.

¿Pero por qué Keiko concentra hoy en día un 20% en promedio de votos peruanos? Su apellido de pretensiones dinásticas es sin duda la prinicpal y casi exclusiva razón. Sin el apellido Fujimori, Keiko sería poco más que un cero a la izquierda, a mi parecer. Keiko Guzmán o Keiko Gómez no sería más que una congresista con una mediocre producción de apenas cinco leyes en cinco años, que tiene el título de haber sido una de las que más faltó al Congreso, incluso ausentándose dos meses para terminar estudios de postgrado mientras argumentaba estar en viaje por “representación”. La otra cosa que le ha funcionado es mantenerse casi muda durante estos cinco años, algo que estratégicamente evita ganar detractores o enemigos. ¿O alguien recuerda haberla escuchado pronunciarse sobre temas relevantes para el país o sacar la cara por el pueblo más allá de la campaña?

FACTOR MONTESINOS

Yo en realidad dudo q K vaya a hacer otro 5 Abril o tener otro Montesinos, pero sí me parece q polarizaría mucho el país“. (@fabber vía Twitter)

Uno puede o no estar de acuerdo con lo que acabo de exponer. Uno puede o no creerle a Keiko, o pensar como fabber, que ella será diferente, que justamente no repetirá los errores/horrores de su padre. Uno podría pensar que si lo defiende es sólo por no hundirlo más. Uno podría pensar que Keiko, pese a sus 35 años y ninguna experiencia laboral podría ser la Fujimori buena. Pero aún si uno cree en su carácter controlado, su sonrisa amistosa, su suavidad en las formas, aún así, uno tendría que preguntarse algunas importantes cosas:

¿Quiénes acompañan a Keiko en esta carrera presidencial? ¿Es toda gente nueva, buena, confiable, honorable, que se merece el beneficio de la duda? ¿No estaba, por ejemplo, en su lista inicial el guardespaldas de Montesinos? Ese del que, según ellos, no conocían su antiguo trabajo con el asesor hasta que la prensa lo descubrió.

¿No está acaso con ella lo más duro del fujimorismo y técnicos o asociados, que no llegaron a purgar prisión pero que defendieron una y otra vez las ilegalidades, atrocidades o el sistema antidemocrático de Alberto Fujimori? ¿Quiénes sino son Martha Chávez, Luz Salgado, Carmen Lozada de Gamboa, Luis Delgado Aparicio, Jaime Yoshima, Rafael Rey, Carlos Raffo, Luisa María Cuculiza?

¿Alguna vez los escuchó decir que el de Fujimori fue un gobierno dictatorial, que destruyó las instituciones, que era imposible que el presidente no supiera lo que hacía su asesor? ¿Alguno le pidió perdón al país y a sus víctimas por tanto abuso y corrupción?
¿Por qué Vladimiro Montesinos ha hablado hace unos días por Internet en contra de quien se interpone al primer lugar que ansía Keiko? ¿Quién le conviene a Montesinos que salga elegida presidenta? ¿Con quién tendría mayor capacidad de utilizar toda la información que se ha negado a dar en los juicios?

Es absolutamente lógico y sensato pensar que, aunque Keiko tuviera realmente buenas intenciones, en un gobierno suyo, Vladimiro Montesinos y todos sus secuaces, los que evadieron la cárcel y se mantuvieron escondidos o en perfil bajo estos diez años, harán todo lo posible por reconstruirse, por recuperar poder usando todos los videos, audios, informaciones que pueden tener los Huamán Azcurra y compañía bajo llave.

Montesinos ve en Keiko, pero sobre todo en quienes la rodean, su única oportunidad en lo que le resta de vida de reacomodarse, quien sabe liberarse. Porque qué mayor elemento desestabilizador que un asesor que no ha dicho ni la mitad de lo que sabe de su asesorado, que ha esperado pacientemente el momento para jugar las cartas bomba que puede tener bajo la manga. ¿De cuántos todavía tiene videos, archivos, fotos, grabaciones? ¿Cuántos le deben favores o le temen? Volverán los chantajes, el miedo, las arbitrariedades. Porque entre fujimoristas y montesinistas sólo hay una diferencia de grados. Se necesitan unos a otros para sobrevivir y seguirá siendo así porque están unidos por lo que saben unos de otros. Y si no, recordemos la última amenaza de Montesinos a Keiko este pasado Enero 2011, a través del Facebook que maneja su abogada Estela Valdivia: “Me olvidaré de la lealtad a tu padre si me sigues difamando” dijo el fiel asesor (http://bit.ly/eXNvlc) ¿Y Keiko? Le contestó y luego calló para siempre.

Al final todos caemos en el jueguito de hablar de Humala mientras Keiko mete a 30 congresistas o más“. (@uterope via Twitter)

FACTOR CONGRESISTAS

Al anterior factor de desestabilización, sumémosle ahora a todos los fujimoristas que durante años han enfrentado cuestionamientos, procesos, insultos y castigos -algunos muy justos, otros, los menos, quizás excesivos- que revitalizados con la posibilidad de tener poder nuevamente, vendrán a por sus carceleros probablemente con sangre en el ojo y sed de venganza. Pero por si todo esto fuera poco en un eventual gobierno fujimorista, de algo de lo que podemos estar 100% seguros, es de que la prioiridad será que su condenado padre recupere la libertad. De eso se encargarán los experimentados legisladores-soldados de Fujimori.

LIBEREN A ALBERTO KENYA

No se sorprendan por la insitencia de Keiko por la pena de muerte para violadores. No solo responde a una manera de ver la vida como un medio para algo y no un fin en sí mismo. No solo responde a una manera legalizada de matar gente sin los incovenientes de los Colina o acusaciones posteriores de violación de derechos humanos, sino que además de vender la falsa ilusión de que con eso se estará ocupando de un grave problema y dándole solución, se aseguran de tener el respaldo ciudadano para denunciar el Pacto de San José de Costa Rica que no nos permite aplicar la pena de muerte.

Pero ¿saben qué otra cosa no permite el Pacto, y de salirnos de él podría convenir a los intereses fujimoristas? Que ese mismo Pacto impide el indulto a condenados por delitos de lesa humanidad ¿adivinen por ejemplo de quién? ¡Bingo, de Alberto Fujimori!
Y no se equivoquen, no se confundan, los fujimoristas no suelen trabajan con una sola estrategia. La otra, y que está más avanzada que esta, es la de no indultarlo, como bien dice a medias Keiko, porque ahora aseguran que significaría aceptar que cometió delitos.

Y si presta atención a las declaraciones recientes de distintos fujimoristas, ahora resulta  que Fujimori se declaró culpable sólo para evitar mayor “maltrato al ex presidente”. Como si claudicar de la inocencia fuera algo que un inocente haría. Como si no se entendiera que podía resultar mucho más conveniente y estratégico aceptar pronto la acusación, allanarse rápido para no tener que dar detalles y revelar las intricadas intimidades del abuso de poder y la corrupción. Porque haber mantenido su inocencia hubiera significado escuchar en cada juicio más y más detalles del engaño y los crímenes y afectar quizás la candidatura de Keiko, el mejor seguro de un mejor futuro para su condenado padre. (http://bit.ly/hrxzwA).

Esa estrategia de liberación ya está en marcha y usarán la especialidad de los fujimoristas: convertir lo legal (la condena) en ilegal (inventarse argumentos para hacerla parecer ilegal) y buscar su anulación. De hecho ya adelantaron sus intenciones con la acusación contra el juez San Martín y sus correos de consulta de figuras legales a España y que los fujimoristas pretender hacer pasar por prevaricato (http://bit.ly/ePNhjM).

Esto sumado al argumento de que en realidad es inocente peroque  se declaró culpable para “protegerse” es una estrategia que de llegar al poder se encargarán seguramente de lograr con menos obstáculos (en lenguaje fujimorista léase: manejando el Poder Judicial, la prensa, amedrentando a quienes se opongan, o sea, barriendo otra vez con toda institucionalidad y autonomía recuperadas tras su gobierno. No les quede duda que si lo hicieron para cosas menores, lo harán por Fujimori).

Pero deben estar avisados de que esa pretensión traerá mucho, pero mucho ruido político y férrea oposición, no sólo por parte de los defesores de la justicia y la democracia sino también por parte de ese 80% de la población que no comulga con ellos.

Y si todo esto les parece poco, piensen en las “lecciones” que la mafia habrá aprendido del pasado para no cometer los mismos “errores” que los llevaron a su propia debacle. Eso hará de un gobierno keikofujimontesinista, uno mucho más difícil de fiscalizar que uno humalista, que finalmente tiene un partido mucho menos organizado, con menos recorrido y deudas internas. Si en algo más se especializó el gobierno de fujimontesinos fue en centralizar la corrupción y sacarle los mayores dividendos para ellos y los suyos.

TERRORISMO DE SENDERO vs TERRORISMO DE ESTADO

No voy a terminar sin mencionar el recurrente trofeo que se auto otorgan los fujimoristas de la derrota al terrorismo. Es cierto, durante su gobierno se arrestó al genocida #1 del Perú, Abimael Guzmán, pero a costa de convertir ese gobierno en el genocida #2 de inocentes peruanos. Sólo porque no fue alguien de tu familia o de la mía la que fue asesinada por el Estado no significa que no importe. Porque si un Estado mata a un inocente o a un posible culpable que no conozco, mañana puede ser alguien que sí.
El ejemplo que siempre pongo para ese 20% que piensa que lo hecho por Fujimori fue bueno y que, en fin, también se cometieron “algunos” excesos poco relevantes comparado a lo que se hizo: No se puede decir de un padre de familia que es bueno sólo porque te da de comer, si al mismo tiempo abusa, pega o asesina a otros que son nuestra comunidad. ¿De qué sirve que nos de casa, comida o algún beneficio material y económico, si mata, abusa, persigue a otros que son también nuestros? ¿Eso es un buen padre de familia, un buen proveedor? ¿O es un hombre enfermo que utiliza su posición de dominio para mantenr su poder regalando algunas cosas a cambio de que se le permita asesinar, robar, corromper? ¿Yo debo defender eso? O debo al revés decir: qué pena que pese a haber tenido algunas buenas ideas e intenciones originales, se convirtió en el gobierno más corrupto y abusador de nuestra historia reciente. Mi caño, mi camino, mi empresa, mi prosperidad gracias a Fujimori, no puedo celebrarla si está manchada de la sangre de mis hermanos.

Por estas y algunas otras razones, creo que  Keiko Fujimori es una apuesta demasiado riesgosa para lo avanzado en democracia, en moral y en conciencia. Retroceder nunca, olvidar jamás.

La hija del asesino y el amigo de Chávez no pueden estar primeros. El Perú es Macondo pero esto ya es demasiado“. (@piahildebrandt)

Macondo era divertido, esto es un libro de Stephen King“. (@Aguilardo)

Esta es la democracia dicen. bueno, recuerdenla porque si gana Keiko u Ollanta no la van a volver a ver“. (@jevedel)

Por último, y no por ello menos importante, me pregunto: ¿Qué futuro gobernante garantiza (además de la mayor democracia, la mayor paz social, el desarrollo económico inclusivo) la promoción y preservación de los valores que nos sustentan, esos que son invisibles físicamente pero que se traducen en una convivencia más justa y ordenada? Los valores no materiales que nos hacen humanos, los códigos de conducta que nos organizan y garantizan igualdad de derechos, respeto por las diferencias de opinión, respeto por los derechos humanos, las libertades individuales.

La política en el Perú ha pasado de ser una política mediocremente ideológica a ser tristemente una política de espectáculo” Mario Vargas LLosa. (@MilagrosLeivaG)

Hoy que todos priorizamos índices financieros, cifras macroeconómicas, hoy que las ideologías han sido reemplazadas por meros modelos económicos, quizás se ha exagerado en desechar muy pronto los referentes sociales-morales que le dan a nuestra tecnificación el carácter humano que jamás debió perder. Un modelo que prescinde de legislación ética, de conciencia moral, de sensibilidad económica, está condenado a perder de vista a la gente de carne y hueso y sus historias, sus vidas y necesidades más allá de las materiales.

Un sistema puramente técnico o material, por necesario y prioritario que sea, no debería dejar de incorporar, como igualmente necesarios, estos valores. Porque un modelo puramente económico que no promueva y preserve todo esto, terminará por desvincularse de la gente, terminará abusando del poder y atropellando al ciudadano y al país. Por eso son importantes todos estos conceptos que parecen abstractos para la mayoría, pero que son una creación humana que, entre otras cosas, nos ha procurado hasta ahora la supervivencia de la especie en cooperación y respeto. Sin eso no hay civilización, sin civilización nuestras probabilidades de vida y calidad disminuyen. Según yo.

¿Quién entonces respetaría la democracia, los derechos humanos y libertades individuales? Creo que Toledo, Castañeda y PPK en menor o mayor grado. Pero quizás el único del que podemos decir que con no poco esfuerzo y mucha ayuda ya lo hizo, es Toledo. Si lo hizo por convicción o por conveniencia, no me queda del claro. Pero pasó esa prueba en la historia. Lo que no significa obviar u olvidar su cuestionable moral familiar por negarse a reconocer a Zaraí, su vida licenciosa, sus impresentables familiares, sus intentos por hacerse de un canal o perseguir a periodistas independientes (Alvaro Vargas Llosa), así como tampoco significa olvidar los comentarios destemplados y muchas veces ofensivos de su nada carismática esposa.

Pero mientras no se lo permitamos, y mientras no comprometa el bien mayor de la mayor parte de peruanos ( el crecimiento, el futuro posible, la equidad y el respeto a los derechos) creo que sólo nos queda apostar por quien comporta el menor riesgo (que no quiere decir exento de riesgo) para la democracia. Porque sin democracia, ninguna de las anteriores (paz social, crecimiento macro y microeconómico, respeto al ser humano y ciudadano) será posible de manera sotenida o por lo menos, no tendrán mejores posibilidades de éxito.

Dicho esto, que sepa Toledo que le exigiremos rodearse de gente profesional, técnica y con conciencia social. Quizá fue esa su mayor virtud en el pasado, más que aciertos personales. Y que sepa desde el minuto uno, que no es carta blanca, que su elección no habría sido por abrumadora mayoría, ni siquiera por ciega convicción o mucho menos por simpatía, sino por descarte y en busca de quien represente el menor riesgo y la posibilidad del bien mayor.Que sepa que esperaríamos mucho más de él que en su primer gobierno y que estaríamos siempre atentos y fiscalizando cada paso en falso que esté tentado a dar.

Les dije que no era fácil, pero ahora nos toca reflexionar, no empezando por quién, sino por qué vas a votar. El nombre vendrá por añadidura o por descarte…Eso sí, pensemos en la mayoría… Así están las cosas, a mi parecer, al menos para los que pensamos que la democracia es un primer valor a resguardar antes que nadie ni nada.

Y finalmente, si el destino y nuestros votos nos imponen al candidato cuya entraña democrática está por descubrirse, o a la candidata de probado linaje y comparsa antidemocrática, somos muchos los que estaremos sumando al poder del pueblo. Ojalá me equivoque y no sea necesario.

Podemos perder la democracia en un Abril y cerrar de ojos“. (@guerravisada vía Twitter)

Advertisements
Comments
  1. Excelente Claudia muy bien sustentado y ademas asi fue, gracias.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s