Posts Tagged ‘2011’

(Escrito el lunes 6 de junio del 2011)

Hoy es 6 de junio. Ollanta Humala es presidente electo.

El fujimorismo ha sido derrotado. Por ahora. Pero no lo subestimen. Este será apenas un recodo para ellos. Y debemos perseverar en la tarea de instruir en memoria e historia a los más jóvenes y a los más vulnerables a una próxima manipulación.

El triunfo de Humala es en parte el triunfo del antifujimorismo, o dicho de otra forma, de quienes vemos el fujimorismo como lo que realmente es; pero es también, y de manera justa y contundente, el triunfo de millones de compatriotas marginados y hartos de ser invisibles.

Hoy 6 de junio una gran parte del país ha despertado con una sonrisa y satisfacción en el alma. Otros quizás más cautos, con un certero alivio expectante.

Pero no hay que dejar de pensar también en los peruanos que se levantaron hoy con angustia, miedo, indignación o abatimiento. Ellos pudimos haber sido nosotros. Y me parece necesario demostrar que podemos ser empáticos, comprensivos, respetuosos con su desazón y desaliento como hubiésemos querido que lo sean con nosotros de haber sido otro el resultado.

Por supuesto que eso no quiere decir que debemos tolerar pasivamente odios dirigidos, tratos abusivos, resentimientos vengativos o agravios y amedrentamientos. Pero hagamos un sincero esfuerzo para no alimentar el miedo o el resentimiento.

Denunciar, señalar o poner en evidencia el cinismo, el encubrimiento, las mentiras, las inmoralidades,  delitos o contradicciones del fujimorismo, no es ser un provocador, ni un intolerante ni un resentido, es seguir el deber ético, moral que tiene todo ciudadano de combatir las redes de corrupción y prepotencia. Sabemos que elllos no dejará de perseguir sus propósitos de poder e impunidad: desde el Congreso con su bancada y con el otro sucesor de la dinastía, y en otros poderes moviendo los hilos que puedan. Un caso evidente es la estrategia larga pero detallada que parece desde hace un tiempor  estar en marcha para iniciar la anulación de la condena a Fujimori. Como el fallo secuestrado  por el Tribunal Constitucional. Lo que los fujimoristas aún no entienden es que con ese acto terminarán de cavar su propia tumba. Será visto como una evidente muestra de su desprecio por la justicia, de su insistencia en la impunidad, incluso a costa de echarse abajo el hito anticorrupción más importante de nuestra historia y uno de los más relevantes a nivel mundial: la condena a Alberto Fujimori-Montesinos.

Así que no nos pidan que callemos, que no sigamos combatiendo, recordando, advirtiendo, porque una de las grandes lecciones de estas elecciones es esa: no se puede dejar de contar quiénes son, cómo actúan y qué pretenden. No podemos otra vez volver a estar con la guillotina sobre la cabeza para actuar. Lo que sí no haremos será insultar gratuitamente, restregarles la derrota maliciosamente. No caeremos en la prepotencia y la soberbia con las que ellos se han comportado durante años y de manera más evidente durante la campaña, No seremos lo prepotentes y soberbios que siempre se han mostrado más bien, ellos. Pero no nos provoquen continuando con el cinismo, con la defensa del crimen, de lo indefendible, de lo reprobable y repudiable que no debe volver.

Hoy 6 de junio, esperemos empiece para el país una nueva página de bien. Ojalá a partir de hoy, los peruanos podamos sorprendernos con un Humala auténticamente reformado, centrado, humilde, sereno, democrático, concertador. Ojalá a partir de hoy volvamos a ver a aquellos de quienes nos hemos separado temporalmente, como parte nuestra. Porque al fin y al cabo, con excepción de los corruptos, todos queremos más o menos lo mismo: progreso personal y colectivo. Aunque algunos privilegien solo el personal a costa de el del conjunto. Hoy más que nunca necesitamos estar todos de la misma orilla, la de la vigilancia y la exigencia.

Somos contemporáneos viviendo una misma esperanza, sufriendo una misma incertidumbre, conviviendo en un mismo espacio cívico y no podemos huir de eso. Viviremos juntos, del lado de la democracia, los próximos cinco años. Tendremos que hacer fuerza conjunta para vigilar y fiscalizar atentamente cada paso, cada guiño, cada intención. Vamos, sólo juntos podremos. Ojalá todos estemos a la altura de lo que el país requiere de nosotros.

Desde este 6 de junio, todos seremos otra vez oposición. Con fe, determinación, lucidez, y convicción. Apoyando lo que convenga a todos apoyar, denunciando lo que convenga a todos denunciar.

Y que el destino nos sea propicio.

Advertisements
Escenario 1 – Ollanta Humala Presidente
Si el 6 de junio el presidente resulta ser Ollanta Humala, no será un día para estar feliz. Será sí, un día para sentir alivio por habernos librado, aunque por muy poquito (lo cual sigue siendo sumamente preocupante) de una agrupación a la que le hubiera resultado imposible manejarse bajo códigos distintos de los que siempre ha usado: los de la moral prescindible, los derechos y libertades supeditados a los fines que consideran necesarios.

Si el 6 de junio el presidente resulta ser Ollanta Humala, saltaré los primeros treinta segundos de alegría porque el fujimorismo no se volvió a inocular, pero los siguientes treinta segundos caeré sentada en el diván, sumida en la incertidumbre y en la sensación de que es necesario poner en marcha de nuevo la maquinaria de fiscalización y vigilancia.

Y habrá que estar pendientes, no solo ante la posibilidad de que todo lo prometido en las últimas semanas se vaya “desprometiendo”, sino también porque quienes no somos adherentes ni partidarios, quienes no somos ni de lejos miembros del partido pero decidimos valientemente arriesgar nuestra confianza en sus cambios y juramentos, tenemos una gran responsabilidad sobre ese apoyo y deberemos responder por él si las cosas no salen como esperamos.

Pero hemos de confiar en que no podrá burlarse de tantos ni tomarnos por tontos. Las personas admirables y de intachable trayectoria en pro de los fundamentales derechos y libertades, aquellos que siempre han defendido la democracia, no sólo con palabras sino con su vida ejemplar, y que han optado por confiar, me infunden confianza.

De otro lado, cuando logre mantener a raya nuevamente el temor, volveré a sonreír pensando en que hemos tenido una gran suerte como país, sentiré un placer sereno y empático por mis compatriotas, porque si bien no creo en dios, quizás, si es que existe, habrá sido generoso en no vernos hundir nuevamente en el abuso, el atropello, el asesinato desde el Estado, el cinismo y el robo como formas de hacer y de vivir de la política y del pueblo. Me quedaré inquieta igual, pensando que esta elección puede haber alimentado las ansias de esa asociación de la inmoralidad de volver a ser poder, a toda costa y a cualquier precio, como siempre han hecho. Y no me queda duda que empezarán a trabajar en ello desde el primer día de la eventual derrota.

Pero creeré que quizás pueda quedarme un poco más tranquila de saber que por lo menos dos claras lecciones puede sacar de esto la aspirante Fujimori: Una, que rodearse en su núcleo duro de lo peor del fujimorismo fue uno de sus errores más caros. Y querré pensar que quizás, cuando lo vuelva a intentar, tendrá la inteligencia de, realmente, prescindir de todos y cada uno de ellos. Si entendió el mensaje, le constará que la mayoría no tolera corruptos, menos aún corruptos cínicos que pretenden pasar por agua fría y lanzar al olvido lo que deleznablemente les vimos defender, complotar, atropellar, mentir, robar, despreciar. En video, in fraganti y sin el más mínimo propósito auténtico de enmienda o arrepentimiento.

Y dos: Que la defensa de su padre le impidió objetivamente deslindar de manera sentida y real. No puede, y ha quedado probado, separar su condición de hija con la de la política, porque genera un conflicto de intereses de épicas proporciones. Porque decir, por ejemplo, que lamenta los errores, 15 años después, ante una cámara, de cara a una segunda vuelta, sin siquiera citar a los deudos para decírselos personalmente, y por el contrario, esmerarse en limpiar a su padre de la condena es una abierta, cruel y ofensiva contradicción.

Por supuesto, como hija y ciudadana tiene el legítimo derecho a hacerlo, pero usar el poder político y sobre todo, utilizar el cargo más importante de representación de un país con ese fin es inaceptable. Si ella quiere ver a su padre libre, que lo defienda como cualquier persona, pero que no lleve a todo un país de vuelta a la corrupción y el desánimo, que no nos desbarranque nuevamente a un país sin instituciones y sin moral, sólo por cumplir su mandato familiar.

Y ojalá, a partir del 6 de junio, los peruanos podamos sorprendernos con un Humala auténticamente reformado, centrado, humilde, sereno, democrático, concertador. Ojalá a partir del 6 de junio volvamos a ver a aquellos de quienes nos hemos separado temporalmente, como parte nuestra. Porque al fin y al cabo, con excepción de los corruptos, todos queremos más o menos lo mismo: progreso personal y colectivo. Aunque algunos privilegien solo el personal a costa de el del conjunto. Tarde o temprano nos encontraremos todos nuevamente en la misma orilla, la de la vigilancia y la exigencia.

Somos contemporáneos viviendo una misma esperanza, sufriendo una misma incertidumbre, conviviendo en un mismo espacio cívico y no podemos huir de eso. Viviremos juntos, del lado de la democracia, los próximos cinco años gane quien gane. Tendremos que hacer fuerza para vigilar y fiscalizar atentamente cada paso, cada guiño, cada intención. Vamos, sólo juntos podremos. Ojalá todos estemos a la altura de lo que el país requiere de nosotros.

Yo votaré por Humala porque del mal que se cierne sobre nosotros prefiero el de la incertidumbre nacionalista que el de la certeza de la perversión fujimorista. Pero hasta allí llega mi voto, prestadito no más.
Desde este 6 de junio, todos seremos otra vez oposición.
Y que el destino nos sea propicio.

Escenario 2 – Keiko-Alberto Fujimori Presidente

Si el 6 de junio el presidente resulta ser Alberto/Keiko Fujimori, será un día que querremos olvidar para siempre. Será un día en el que le diré a mis compatriotas: lo siento, no supimos hacer lo suficiente ni a tiempo, no pudimos hacer lo necesario para evitar que lo más sórdido de la política, lo más retorcido y pervertido que hemos conocido en los últimos años vuelva a tomar sus puestos de poder abusivo, transgresor de todo equilibrio e institución, demoledor de toda decencia y honestidad, instaurador del chantaje, la extorsión, el desprecio, el terror y crimen desde el Estado, la insignificancia de la vida del otro. No pudimos y tendremos que vivir con ello. No pudimos y no quedará más remedio que volverse a poner el chaleco antimiasma, pelear con uñas y dientes, enfrentarlos con todo nuestro esfuerzo, energía y convicción.

Si el 6 de junio el presidente resulta ser Alberto/Keiko Fujimori, me sumiré en la más desalentadora tristeza durante los primeros tres minutos, pero a partir del cuarto respiraré hondo, me pondré de pie y miraré adelante. Y miraré al costado, y debajo de la alfombra fujimorista por todos nosotros. Y no dejaré de mirar y escudriñar, vigilar y denunciar. No podemos, no debemos. Esta vez estamos avisados, somos muchos y sabemos de qué pies cojean.

Este 6 de junio, sea quien sea el ganador o ganadora, el objetivo será siempre uno: el país es de todos nosotros, no de los políticos. El país no debe sufrir las consecuencias de las perversidades y atrocidades de un gobierno integrado por violadores de todo bien o derecho, corrompedores profesionales, extorsionadores de vidas y almas, complotadores, abusivos, asesinos, ladrones, dictadores y verdugos de las libertades.

Este 6 de junio, sea quien sea quien gane, el objetivo será el mismo: no toleraremos más corruptelas, más atropellos, más robos, ni asesinatos por parte del Estado, ni toleraremos que se eche abajo todo el sistema anticorrupción  ni que se manipulen y perviertan todos los poderes del Estado para lograr el obejtivo de liberar a un ex presidente preso por lo que dice que no supo, no vio, no se enteró, hicieron subalternos sin su conocimiento. Un preso que no acusó jamás a su suspuesto traidor, que no cooperó una sóla vez con esclarecer las acusaciones contando todo lo que sabía, todo lo que escondía con su silencio delator.

Este 6 de junio, si ganan los fujimoristas, nos tocará unirnos a los que exigimos decencia y honestidad, a quienes queremos ver vocación por el Perú y no depredación del país. Todos los que no somos corruptos estaremos en el mismo barco, armados del valor y la resistencia que serán necesarias para enfrentarse a la red de vilezas que desde el primer día empezará a tejerse primero en reserva, luego cada vez con menos cuidado por las formas públicas.

Viviremos juntos los próximos cinco años sea cual sea el resultado. Estaremos juntos del lado de la democracia, los derechos y las libertades, gane quien gane. Tendremos que unir fuerzas para vigilar y fiscalizar con ojo de cazador cada paso, cada guiño, cada intención. Ojalá todos estemos a la altura de lo que el país requerirá entonces de nosotros.

Yo no votaré por Keiko porque no será su papá pero defiende y aplaude su gobierno, porque su núcleo duro delata su dependencia de ellos y de su padre. Porque no se puede mentir tanto, encubrir tan deshonrosamente, manipular de manera tan cínica y erigirse como el cambio.

No votaría nunca por el fujimorismo así me torturaran mil veces en los sótanos del SIN, me encerraran en Palacio, me cortaran en pedacitos, me asesinaran sin razón, o cualquiera de sus pérfidas manías, porque del mal que se cierne sobre nosotros prefiero un millón e infinitamente la incertidumbre nacionalista que la certeza de la perversión fujimorista.

Desde este 6 de junio, todos seremos otra vez oposición.
Y que el destino nos sea propicio.