Posts Tagged ‘2012’

Ha sido un año difícil. Casi la mitad del 2011 lo pasamos en la campaña presidencial. Ganó un candidato inesperado. Lima se dividió entre la derecha nostradamus que anunciaba el ¨apocalipsis now¨ y los centroderecha resignados apostando porque la ¨Hoja de ruta¨ no fuera una artimaña de campaña. El nuevo gobierno ha ido pagando el precio de la inexperiencia política. Primero, al tener bajo su paraguas a grupos de irreconciliable visión y formas de trabajo. Opiniones diversas, dispersas, sin una aparente agenda y aunque en algunos casos el propio Presidente ha logrado resistir y revertir el cargamontón mediático, cierta prensa no deja de intentar poner la agenda política desde sus redacciones o programas. En otros casos, los medio han contribuído a desnudar indicios o pruebas de corrupción, como los casos Chehade, Anicama o Amado.

Pero el real parteaguas ha sido Conga. Parece haber un a.C. (antes de Conga) y d.C. (después de Conga). Si bien el resultado no ha sido luctuoso, y eso hay que celebrarlo, los problemas aún irresueltos del mismo Conga podrían replicarse en otros similares escenarios del país. Esperemos que el gobierno esté trabajando con inteligencia, sensibilidad social y firmeza para no complicar con protestas, descontentos y ruido político el futuro próximo que ya bastante de preocupación tiene a nivel global con las crisis en ciernes.

El caso Chehade debería haber sido una lección para el Presidente de cuál es el costo político de no ser gestualmente tajante cuando el colaborador implicado es tan cercano y su defensa tan resbalosa. Los congresistas oficialistas que se manejaron como oposición durante Conga deben haber enseñado otra lección al gobierno, y es que queda claro que el Nacionalismo no es un partido como ellos mismos pretenden, sino que actúa como partido cuando la conveniencia política es mutua pero que se quiebra fácilmente cuando el futuro político individual del congresista o miembro peligra o pesa más que los objetivos de partido y de gobierno. Ojalá y el Presidente pueda ejercer un mejor liderazgo de sus cuadros para que en este segundo respiro de gabinete la palabra cohesión, tan mentada, no quede solo en estrategia de marketing político. Porque de verdad la vamos a necesitar.

La Ley de moratoria de Transgénicos, la Ley de la Consulta Previa, entre otras, han sido algunas de las pocas buenas noticias de estos 5 meses de gestión. El modelo económico, pese a su discrepancia con el de ¨la gran transformación¨ parece ser de los pocos puntos exentos de discordia, al menos por ahora, pues habrá que esperar ver qué sucede con promesas como el aumento de la remuneración mínima vital o los programas sociales y otros ofrecidos en campaña y que el pueblo no dejará pasar con facilidad. Como tampoco se dejará pasar un posible indulto al expresidente Alberto Fujimori quien, como se ha demostrado, no está en estado terminal. Con lo desagradable que resulta hablar de la salud de alguien en estos términos… pero son los propiosFujimoristas que con su acostumbrada altivez han recordado sus mejores épocas de manipulación social para pretender mostrar que el expresidente está más enfermo de lo que en realidad reflejan sus exámenes médicos. Otra cosa sería que Alberto Fujimori reconociera magnánimamente sus yerros, sus delitos y se mostrara auténticamente arrepentido y dolido por el sufrimiento causado a sus víctimas y deudos, así como por la podredumbre corrupta que su gobierno instaló en todas las capas de la vida pública.

En vez de pretender una inocencia que solo sus partidarios o incautos creen, un gesto de honor y honestidad así del expresidente lo redimiría para la historia, podría quizás revertir algo del daño causado pues quebraría la cadena de sus defensores y su filosofía de ¨el fin justifica los medios¨. Pero esa es quizás una utopía que contradice la esencia misma del Fujimorismo, por lo que esa vía queda virtualmente descartada. Ollanta Humala solo tendría la potestad de indultarlo ¨sin expresión de causa¨ pero con consecuencias políticas inmediatas y futuras, de por vida irredimibles en su curriculum presidencial.

Este gobierno aún puede ser el que haga la diferencia en nuestra historia reciente. El que acorte las brechas de las diferencias económicas y sociales (trabajo, salud, nutrición), el que invierta en educar a las próximas generaciones, el que se distinga por apoyar la investigación, la ciencia, la tecnología y la innovación repatriando a los cerebros que han emigrado y procurando que los que están por irse no lo hagan. Este aún puede ser el gobierno que le dé al MINAM las potestades y dineros que necesita para cuidar, proteger y rentabilizar ecológicamente nuestros recursos. Este gobierno puede ser el de la gran transformación del Perú con la Hoja de Ruta de la Democracia, de la inversión privada fiscalizada en beneficio de los más, del respeto de los derechos individuales y fundamentales, sin caer en la tentación del poder que envanece, envilece y corrompe. Ojalá así sea. Suerte para todos nosotros este 2012.

Publicado el lunes 26 de de diciembre del 2011, en el diario La Primera