Posts Tagged ‘Perú’

Ha sido un año difícil. Casi la mitad del 2011 lo pasamos en la campaña presidencial. Ganó un candidato inesperado. Lima se dividió entre la derecha nostradamus que anunciaba el ¨apocalipsis now¨ y los centroderecha resignados apostando porque la ¨Hoja de ruta¨ no fuera una artimaña de campaña. El nuevo gobierno ha ido pagando el precio de la inexperiencia política. Primero, al tener bajo su paraguas a grupos de irreconciliable visión y formas de trabajo. Opiniones diversas, dispersas, sin una aparente agenda y aunque en algunos casos el propio Presidente ha logrado resistir y revertir el cargamontón mediático, cierta prensa no deja de intentar poner la agenda política desde sus redacciones o programas. En otros casos, los medio han contribuído a desnudar indicios o pruebas de corrupción, como los casos Chehade, Anicama o Amado.

Pero el real parteaguas ha sido Conga. Parece haber un a.C. (antes de Conga) y d.C. (después de Conga). Si bien el resultado no ha sido luctuoso, y eso hay que celebrarlo, los problemas aún irresueltos del mismo Conga podrían replicarse en otros similares escenarios del país. Esperemos que el gobierno esté trabajando con inteligencia, sensibilidad social y firmeza para no complicar con protestas, descontentos y ruido político el futuro próximo que ya bastante de preocupación tiene a nivel global con las crisis en ciernes.

El caso Chehade debería haber sido una lección para el Presidente de cuál es el costo político de no ser gestualmente tajante cuando el colaborador implicado es tan cercano y su defensa tan resbalosa. Los congresistas oficialistas que se manejaron como oposición durante Conga deben haber enseñado otra lección al gobierno, y es que queda claro que el Nacionalismo no es un partido como ellos mismos pretenden, sino que actúa como partido cuando la conveniencia política es mutua pero que se quiebra fácilmente cuando el futuro político individual del congresista o miembro peligra o pesa más que los objetivos de partido y de gobierno. Ojalá y el Presidente pueda ejercer un mejor liderazgo de sus cuadros para que en este segundo respiro de gabinete la palabra cohesión, tan mentada, no quede solo en estrategia de marketing político. Porque de verdad la vamos a necesitar.

La Ley de moratoria de Transgénicos, la Ley de la Consulta Previa, entre otras, han sido algunas de las pocas buenas noticias de estos 5 meses de gestión. El modelo económico, pese a su discrepancia con el de ¨la gran transformación¨ parece ser de los pocos puntos exentos de discordia, al menos por ahora, pues habrá que esperar ver qué sucede con promesas como el aumento de la remuneración mínima vital o los programas sociales y otros ofrecidos en campaña y que el pueblo no dejará pasar con facilidad. Como tampoco se dejará pasar un posible indulto al expresidente Alberto Fujimori quien, como se ha demostrado, no está en estado terminal. Con lo desagradable que resulta hablar de la salud de alguien en estos términos… pero son los propiosFujimoristas que con su acostumbrada altivez han recordado sus mejores épocas de manipulación social para pretender mostrar que el expresidente está más enfermo de lo que en realidad reflejan sus exámenes médicos. Otra cosa sería que Alberto Fujimori reconociera magnánimamente sus yerros, sus delitos y se mostrara auténticamente arrepentido y dolido por el sufrimiento causado a sus víctimas y deudos, así como por la podredumbre corrupta que su gobierno instaló en todas las capas de la vida pública.

En vez de pretender una inocencia que solo sus partidarios o incautos creen, un gesto de honor y honestidad así del expresidente lo redimiría para la historia, podría quizás revertir algo del daño causado pues quebraría la cadena de sus defensores y su filosofía de ¨el fin justifica los medios¨. Pero esa es quizás una utopía que contradice la esencia misma del Fujimorismo, por lo que esa vía queda virtualmente descartada. Ollanta Humala solo tendría la potestad de indultarlo ¨sin expresión de causa¨ pero con consecuencias políticas inmediatas y futuras, de por vida irredimibles en su curriculum presidencial.

Este gobierno aún puede ser el que haga la diferencia en nuestra historia reciente. El que acorte las brechas de las diferencias económicas y sociales (trabajo, salud, nutrición), el que invierta en educar a las próximas generaciones, el que se distinga por apoyar la investigación, la ciencia, la tecnología y la innovación repatriando a los cerebros que han emigrado y procurando que los que están por irse no lo hagan. Este aún puede ser el gobierno que le dé al MINAM las potestades y dineros que necesita para cuidar, proteger y rentabilizar ecológicamente nuestros recursos. Este gobierno puede ser el de la gran transformación del Perú con la Hoja de Ruta de la Democracia, de la inversión privada fiscalizada en beneficio de los más, del respeto de los derechos individuales y fundamentales, sin caer en la tentación del poder que envanece, envilece y corrompe. Ojalá así sea. Suerte para todos nosotros este 2012.

Publicado el lunes 26 de de diciembre del 2011, en el diario La Primera

La denuncia de Carlos Tapia sobre el protagonismo de un asesor extranjero en las decisiones de Estado que traspasan el ámbito de la imagen política es preocupante si con eso el gobierno muestra haber tomado la decisión de dar prioridad a los gestos de rédito político hacia el 2016, antes que al intento de solución de conflictos y problemas, ciertamente heredados, pero que éste partido prometió tratar a contracorriente de su antecesor y en resguardo de los eternamente excluidos.

Habrá que esperar a ver -cuando esta madeja termine de desenredarse – si esta ha sido una ¨amplificación¨ de Carlos Tapia de la realidad, alimentada por el sinsabor de haber sido maltratado o si estamos frente a un pre-aviso de lo que se nos viene. Pero que un firmante del ¨acta de sujeción¨al siniestro Montesinos, como el Cnel. (r) EP Adrián Villafuerte, sea la máxima autoridad en seguridad del presidente, da tantos escalofríos como la denuncia de los seguimientos y chuponeos. Y sin persignarnos por algo que si bien se realiza en cualquier gobierno del mundo, no deja de ser reprobable, cuestionable y denunciable, si a 100 días de gobierno están espiando a los propios correligionarios, la señal es perversa.

Pero mientras estas preocupantes denuncias se confirman o pierden peso, no hay que distraernos, menos el gobierno, de la tormenta social que parece avecinarse y que podría comenzar a complicarle al país el promisorio panorama de bonanza y ventura en medio de la globalizada crisis financiera.

Dejar ir a Tapia parece en el fondo una señal de un punto de quiebre del gobierno en términos del ¨modelo¨. Y es que como Yehude Simmon resumió en una frase, el presidente Humala dijo ¨¨oro y agua¨¨ y no ¨agua y oro¨. En este caso en particular, el orden de los factores no sólo altera el producto sino el ánimo de los pobladores.

Los conflictos no son hijos de este gobierno sino del Estado transgresor e indiferente por años; parcializado con los grandes capitales en desmedro de la calidad de vida -ya desatendida históricamente- y que llegó a la barbarie de insultarlos no sólo con la indolencia sino con la ofensa de tratarlos de ¨perros de segunda clase¨. Pero también es cierto que en sólo 100 días este gobierno ha engendrado 20 nuevos conflictos que se han sumado a los 214 que dejó AGP, el ¨cancerbero¨ y autor del infausto apelativo del Hortelano.

Los problemas, harto conocidos y manoseados, me atrevo a sintetizarlos en dos desde los que creo pueden nacer las soluciones. Desconfianza e ignorancia. Pero no la ignorancia del pueblo como siempre se le achaca. Desconfianza del pueblo para con TODAS las entidades del Gobierno Central. E ignorancia de TODAS las partes involucradas sobre la realidad acuífera del país, científicamente probada.

¨No hay un estudio integral hidrológico de todo el Peru para saber donde están las fuentes de agua¨, acaba de revelar el Físico Nuclear Modesto Montoya (Sophimania.pe). Los gobiernos toman decisiones A CIEGAS acerca del agua. Montoya propone un mapa hidrológico, que mediante los llamados ¨ trazadores¨, rastrean el agua y genera una radiografía tridimensional del agua subterránea. (ie, San Mateo, 1980.) Esa tecnología, asegura, EXISTE en el Perú, así como los hombres de ciencia del IPEN (del que fue Director y conoce bien) para usarla.

¿Por qué se deciden EIAS o concesiones sin un mapa así? Quizás la respuesta esté en que este sistema de ¨trazadores¨ también determina el grado de contaminación del agua.

El otro tema, el de la confianza en la neutralidad del ente que determina la idoneidad o no de un proyecto minero y su grado de impacto ambiental y social, también podría resolverse con la participación de hombres de Ciencia desde un ente que no se vea como juez y parte (que es así como los pobladores ven al MINEM que presenta los EIA). Y quizás por eso, la potestad sobre las autorizaciones del EIA, debería tenerla el Ministerio del Ambiente. No hay que ser muy malpensado para imaginar las razones por las que no se le quita ese poder al Ministerio de Energía y Minas.

Pero quizás el escollo mayor – salvando los anteriores con tan solo tomar la decisión de usar los recursos científicos disponibles y con una visión de estadista – es el de el rechazo total, absoluto y radical a la actividad extractiva por parte de, cada vez, más pobladores. Allí sí que hay un trabajo muy árido, pero imprescindible por hacer.

“La sociedad tiene que ser consciente de que las actividades humanas, todas, generan impactos y que el acuerdo debe pasar por consensuar cuál es el impacto que estamos dispuestos a aceptar” ha dicho en un artículo reciente Manuel Pulgar-Vidal de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental, una de las pocas ONGs neutrales y técnicas por excelencia.

Y allí está el gran reto. Hacer docencia acerca de la imposibilidad de habitar un mundo desarrollado y hacerse de sus beneficios si no se sacrifica algún grado de pureza natural. Excepto que uno decida aislarse voluntariamente como los No-Contactados. La gente tiene que entender que para obtener beneficios hay que hacer concesiones.

Claro, en la medida que ellos consideren que esos beneficios pesan más que las concesiones, esto será posible. Mientras se les pruebe que el impacto no ponga en riesgo la salud o modo de supervivencia alimenticia. Si no, no deberíamos ni siquiera atrevernos a pedirles que sacrifiquen sus vidas por las de la bonanza económica del país.

Ollanta Humala ha dicho oro y agua. También que protegerá a las comunidades. El pueblo votó creyéndole. Precisamente Ancash y Cajamarca votaron en más del 50% por él. Y son un ejemplo de lo que puede estar a la vuelta de la esquina en todo el país si no administra lo que se verá como un incumplimiento de su promesa. Cualquier presidente tiene todo el derecho del mundo a dirigir su partido y a escoger a sus asesores como mejor le parezca. Y la prensadora de derecha no debe ser el cuco que incline la balanza. Tapia y la izquierda parecen estar de retirada en el gobierno. Más allá de las luchas internas, lo de más de fondo que debe importarnos, es mantener la paz social, la bonanza o al menos estabilidad económica, recibir las inversiones que nos beneficien, pero no a costa de matar lentamente la calidad de vida de un grupo de peruanos. Peruanos que tienen todo el derecho a opinar de manera informada con las herramientas científicas y neutrales que el gobierno tiene obligación de alcanzarle.

RESUMEN EJECUTIVO DEL EIA DE CONGA

No hablaré de los 100 días de O. Humala, de los errores por evidente inexperiencia política, falta de cuadros, carcasa de partido, aciertos de timón en macroeconomía e importantes decisiones de corte social, impericia de sus ministros, tozudez del vicepresidente (rayando en el chantaje que debilita y salpica), ni de la prensa empresaria en temporada de caza. Voy a hablar de los héroes y los villanos de Chávin de Huántar. De cómo parece haber, detrás, algo orquestado en los destemplados, inmorales y ofensivos pedidos de ministros, vicepresidentes y fujimontesinistas de los últimos meses

126 días de cautiverio, 74 rehenes, 14 terroristas, 140 comandos, 42 segundos, 17 muertos (3 buenos, 14 malos).

Leer en las recomendaciones de la CIDH que se alude a dos terroristas muertos como víctimas de violación de DDHH, francamente me subleva tanto como a cualquier odiador profesional o amateur de las ONGs defensoras de DDHH. Es como tragar algodón, no pasa. Pero no solo la civilización debida me devuelve al centro sensible y político, sino que apura la reflexión de que son los propios perpetradores quienes nos han llevado a esta irritante paradoja. Quienes jalaron el gatillo a milímetros de la cabeza del violentista rendido, reducido, sometido. Sin amenaza inminente, sin asco, sin juicio ni proceso, saliéndose -en ese mismo segundo en que decidió hacer bum- de toda legalidad, estado de derecho, y moralidad. Por más terruco asesino que fuese, ejecutarlo solo reinvindica el uso de la violencia para lograr un fin, o sea, te vuelve un terruco más.

Pero no fueron los comandos Chávin de Huántar quienes los remataron sin humana piedad. Ellos, que sí pusieron sus vidas en real peligro y pudieron haber disparado en combate, no lo hicieron.

14 emerretistas (los malos), 17 muertos (3 buenos y 14 malos), 32 agentes de inteligencia, minutos después del operativo, Vladimiro Montesinos, Roberto Huamán Azcurra, Nicolás Hermoza Ríos y Jesús Zamudio, los malos más malos que los malos.

Las ejecuciones post operativo por las que se les procesa, han manchado la pulcritud de los comandos o así lo pretenden. Eso es obra y sello del montesinismo.

Pero, ¿a quiénes más les conviene recusar y salirse de la CIDH? ¿A quiénes beneficia que se genere rechazo por la CIDH? Además de a Montesinos y a su séquito de procesados por violaciones a DDHH, ¿quién, por ejemplo, se beneficiaría de un indulto que hoy en día le es esquivo porque la CIDH no lo permite para crímenes de lesa humanidad?

Octubre 2011, Movimiento No a Keiko en Facebook: ¨¿Sabes por qué quieren debilitar a la CIDH? Porque mientras el Perú respete sus fallos NUNCA procederá un indulto a Fujimori.¨

Octubre 2011, Rudecindo Vega, actual ministro de Trabajo: “Creo que debemos dar amnistías en todos los sectores”. Preguntado si incluiría a terroristas y a acusados de violar DDHH del Fujimorismo o militares: “…por más duro que suene, perdón y olvido”. ¿Amnistía para la inclusión?, ¿perdón sin justicia? Mucho Trabajo le ha atrofiado las neuronas espejo a este señor … por más duro que suene, y sí que suena a duro…

Setiembre 2011, actual ministro de Defensa, Daniel Mora: “Creo que debemos llegar a una solución de punto final…¨ ¿Reconciliación sin arrepentimiento? Más bien parece que A ESTE ministro deberían ponerle punto final.

Agosto 2011, Omar Chehade: ¨Antauro Humala no fue una persona que disparó ni empuño el arma, tampoco fue una persona que emitió alguna orden para disparar…¨ ¡Ah, yaaa! ¿Como Abimael, no, exprocurador? Qué tal ché…jade…

Octubre 2011, procurador anticorrupción Julio Arbizu: Vladimiro Montesinos intentó mover a un tercer país US$ 6 millones a fines del año pasado. ¡¿Cómo un preso aislado, incomunicado, puede mover millones?! ¿Aló, Inpe?

¿Cómo se conectan estos puntos? ¿Cuál puede ser el entramado bajo estas intervenciones sucedáneas de ministros? Chejade queriendo salvar a Antauro (aunque ahora lucha por su pellejo), Mora lo secunda y mete a los militares en la cruzada con hedor naranja, Rudecindo… bueno, Rudecindo parece haber perdido todo contacto con la realidad, mientras tanto, el montesinismo da manotazos de ahogado en la misma piscina en la que el Fujimorismo trabaja con ahínco para el 2016. ¿A quién más que a ellos les conviene que se mantenga la polarización, la fractura social de la segunda vuelta? ¿La batalla caviares-fachos a muerte?

Y qué suerte tienen que este gobierno les regala los insumos…

A despertar, señores, que la mafia nunca duerme.

Escenario 1 – Ollanta Humala Presidente
Si el 6 de junio el presidente resulta ser Ollanta Humala, no será un día para estar feliz. Será sí, un día para sentir alivio por habernos librado, aunque por muy poquito (lo cual sigue siendo sumamente preocupante) de una agrupación a la que le hubiera resultado imposible manejarse bajo códigos distintos de los que siempre ha usado: los de la moral prescindible, los derechos y libertades supeditados a los fines que consideran necesarios.

Si el 6 de junio el presidente resulta ser Ollanta Humala, saltaré los primeros treinta segundos de alegría porque el fujimorismo no se volvió a inocular, pero los siguientes treinta segundos caeré sentada en el diván, sumida en la incertidumbre y en la sensación de que es necesario poner en marcha de nuevo la maquinaria de fiscalización y vigilancia.

Y habrá que estar pendientes, no solo ante la posibilidad de que todo lo prometido en las últimas semanas se vaya “desprometiendo”, sino también porque quienes no somos adherentes ni partidarios, quienes no somos ni de lejos miembros del partido pero decidimos valientemente arriesgar nuestra confianza en sus cambios y juramentos, tenemos una gran responsabilidad sobre ese apoyo y deberemos responder por él si las cosas no salen como esperamos.

Pero hemos de confiar en que no podrá burlarse de tantos ni tomarnos por tontos. Las personas admirables y de intachable trayectoria en pro de los fundamentales derechos y libertades, aquellos que siempre han defendido la democracia, no sólo con palabras sino con su vida ejemplar, y que han optado por confiar, me infunden confianza.

De otro lado, cuando logre mantener a raya nuevamente el temor, volveré a sonreír pensando en que hemos tenido una gran suerte como país, sentiré un placer sereno y empático por mis compatriotas, porque si bien no creo en dios, quizás, si es que existe, habrá sido generoso en no vernos hundir nuevamente en el abuso, el atropello, el asesinato desde el Estado, el cinismo y el robo como formas de hacer y de vivir de la política y del pueblo. Me quedaré inquieta igual, pensando que esta elección puede haber alimentado las ansias de esa asociación de la inmoralidad de volver a ser poder, a toda costa y a cualquier precio, como siempre han hecho. Y no me queda duda que empezarán a trabajar en ello desde el primer día de la eventual derrota.

Pero creeré que quizás pueda quedarme un poco más tranquila de saber que por lo menos dos claras lecciones puede sacar de esto la aspirante Fujimori: Una, que rodearse en su núcleo duro de lo peor del fujimorismo fue uno de sus errores más caros. Y querré pensar que quizás, cuando lo vuelva a intentar, tendrá la inteligencia de, realmente, prescindir de todos y cada uno de ellos. Si entendió el mensaje, le constará que la mayoría no tolera corruptos, menos aún corruptos cínicos que pretenden pasar por agua fría y lanzar al olvido lo que deleznablemente les vimos defender, complotar, atropellar, mentir, robar, despreciar. En video, in fraganti y sin el más mínimo propósito auténtico de enmienda o arrepentimiento.

Y dos: Que la defensa de su padre le impidió objetivamente deslindar de manera sentida y real. No puede, y ha quedado probado, separar su condición de hija con la de la política, porque genera un conflicto de intereses de épicas proporciones. Porque decir, por ejemplo, que lamenta los errores, 15 años después, ante una cámara, de cara a una segunda vuelta, sin siquiera citar a los deudos para decírselos personalmente, y por el contrario, esmerarse en limpiar a su padre de la condena es una abierta, cruel y ofensiva contradicción.

Por supuesto, como hija y ciudadana tiene el legítimo derecho a hacerlo, pero usar el poder político y sobre todo, utilizar el cargo más importante de representación de un país con ese fin es inaceptable. Si ella quiere ver a su padre libre, que lo defienda como cualquier persona, pero que no lleve a todo un país de vuelta a la corrupción y el desánimo, que no nos desbarranque nuevamente a un país sin instituciones y sin moral, sólo por cumplir su mandato familiar.

Y ojalá, a partir del 6 de junio, los peruanos podamos sorprendernos con un Humala auténticamente reformado, centrado, humilde, sereno, democrático, concertador. Ojalá a partir del 6 de junio volvamos a ver a aquellos de quienes nos hemos separado temporalmente, como parte nuestra. Porque al fin y al cabo, con excepción de los corruptos, todos queremos más o menos lo mismo: progreso personal y colectivo. Aunque algunos privilegien solo el personal a costa de el del conjunto. Tarde o temprano nos encontraremos todos nuevamente en la misma orilla, la de la vigilancia y la exigencia.

Somos contemporáneos viviendo una misma esperanza, sufriendo una misma incertidumbre, conviviendo en un mismo espacio cívico y no podemos huir de eso. Viviremos juntos, del lado de la democracia, los próximos cinco años gane quien gane. Tendremos que hacer fuerza para vigilar y fiscalizar atentamente cada paso, cada guiño, cada intención. Vamos, sólo juntos podremos. Ojalá todos estemos a la altura de lo que el país requiere de nosotros.

Yo votaré por Humala porque del mal que se cierne sobre nosotros prefiero el de la incertidumbre nacionalista que el de la certeza de la perversión fujimorista. Pero hasta allí llega mi voto, prestadito no más.
Desde este 6 de junio, todos seremos otra vez oposición.
Y que el destino nos sea propicio.

Escenario 2 – Keiko-Alberto Fujimori Presidente

Si el 6 de junio el presidente resulta ser Alberto/Keiko Fujimori, será un día que querremos olvidar para siempre. Será un día en el que le diré a mis compatriotas: lo siento, no supimos hacer lo suficiente ni a tiempo, no pudimos hacer lo necesario para evitar que lo más sórdido de la política, lo más retorcido y pervertido que hemos conocido en los últimos años vuelva a tomar sus puestos de poder abusivo, transgresor de todo equilibrio e institución, demoledor de toda decencia y honestidad, instaurador del chantaje, la extorsión, el desprecio, el terror y crimen desde el Estado, la insignificancia de la vida del otro. No pudimos y tendremos que vivir con ello. No pudimos y no quedará más remedio que volverse a poner el chaleco antimiasma, pelear con uñas y dientes, enfrentarlos con todo nuestro esfuerzo, energía y convicción.

Si el 6 de junio el presidente resulta ser Alberto/Keiko Fujimori, me sumiré en la más desalentadora tristeza durante los primeros tres minutos, pero a partir del cuarto respiraré hondo, me pondré de pie y miraré adelante. Y miraré al costado, y debajo de la alfombra fujimorista por todos nosotros. Y no dejaré de mirar y escudriñar, vigilar y denunciar. No podemos, no debemos. Esta vez estamos avisados, somos muchos y sabemos de qué pies cojean.

Este 6 de junio, sea quien sea el ganador o ganadora, el objetivo será siempre uno: el país es de todos nosotros, no de los políticos. El país no debe sufrir las consecuencias de las perversidades y atrocidades de un gobierno integrado por violadores de todo bien o derecho, corrompedores profesionales, extorsionadores de vidas y almas, complotadores, abusivos, asesinos, ladrones, dictadores y verdugos de las libertades.

Este 6 de junio, sea quien sea quien gane, el objetivo será el mismo: no toleraremos más corruptelas, más atropellos, más robos, ni asesinatos por parte del Estado, ni toleraremos que se eche abajo todo el sistema anticorrupción  ni que se manipulen y perviertan todos los poderes del Estado para lograr el obejtivo de liberar a un ex presidente preso por lo que dice que no supo, no vio, no se enteró, hicieron subalternos sin su conocimiento. Un preso que no acusó jamás a su suspuesto traidor, que no cooperó una sóla vez con esclarecer las acusaciones contando todo lo que sabía, todo lo que escondía con su silencio delator.

Este 6 de junio, si ganan los fujimoristas, nos tocará unirnos a los que exigimos decencia y honestidad, a quienes queremos ver vocación por el Perú y no depredación del país. Todos los que no somos corruptos estaremos en el mismo barco, armados del valor y la resistencia que serán necesarias para enfrentarse a la red de vilezas que desde el primer día empezará a tejerse primero en reserva, luego cada vez con menos cuidado por las formas públicas.

Viviremos juntos los próximos cinco años sea cual sea el resultado. Estaremos juntos del lado de la democracia, los derechos y las libertades, gane quien gane. Tendremos que unir fuerzas para vigilar y fiscalizar con ojo de cazador cada paso, cada guiño, cada intención. Ojalá todos estemos a la altura de lo que el país requerirá entonces de nosotros.

Yo no votaré por Keiko porque no será su papá pero defiende y aplaude su gobierno, porque su núcleo duro delata su dependencia de ellos y de su padre. Porque no se puede mentir tanto, encubrir tan deshonrosamente, manipular de manera tan cínica y erigirse como el cambio.

No votaría nunca por el fujimorismo así me torturaran mil veces en los sótanos del SIN, me encerraran en Palacio, me cortaran en pedacitos, me asesinaran sin razón, o cualquiera de sus pérfidas manías, porque del mal que se cierne sobre nosotros prefiero un millón e infinitamente la incertidumbre nacionalista que la certeza de la perversión fujimorista.

Desde este 6 de junio, todos seremos otra vez oposición.
Y que el destino nos sea propicio.

DECÁLOGO DEMOCRÁTICO 2011-2016

1) En democracia y por democracia, los votos de la mayoría deben ser respetados.

2) Los votos democráticamente recibidos no son carta blanca para gobernar de espaldas a la democracia.

3) Si un gobierno, democráticamente elegido, se saliera del cauce de la democracia, perderá toda legitimidad.

4) Un gobierno que luego de ser electo desconozca la democracia en cualquier tramo de su  periodo, será obligado por las fuerzas democráticas a dejar el cargo.

5) Cualquier cambio de modelo económico debe ser ejecutado dentro de los cauces de la vida democrática y las reglas y procedimientos que ésta impone.

6) Cualquier intento por parte de un gobierno, de someter a alguno de los poderes equilibrantes del Estado (Judicial, Legislativo, Prensa, Organizaciones civiles de vigilancia) será motivo de pérdida de legitimidad democrática del gobierno elegido vía democracia.

7) Cualquier intento por desconocer los Derechos Humanos plenos, las libertades individuales, los tratados y compromisos de derecho internacional, o las condenas contra los acusados de corrupción o violación de Derechos Humanos, será causal de pérdida de legitimidad democrática de un gobierno elegido democráticamente.

8 ) Cualquier injerencia avalada, promovida o permitida por el gobierno nacional,  de un gobierno extranjero sobre nuestros asuntos internos, será causa de la pérdida de credenciales democráticas de un gobierno elegido democráticamente.

9) La democracia no es un medio para quitar derechos, recursos o la dignidad de un pueblo. La democracia es un fin en sí mismo y debe ser enseñada, explicada, alimentada, robustecida por el gobierno de turno a través del fortalecimiento de las instituciones autónomas y al servicio de una mejor convivencia pacífica, no polarizante ni excluyente.

10) La democracia, así como el territorio, no es propiedad de un gobierno. La democracia es de todos los peruanos y el gobierno de turno es tan sólo un administrador temporal de esos bienes. Las fuerzas democráticas estarán en permanente vigilancia de la vigencia y respeto de las reglas democráticas del país.

Lima, martes 12 de Abril del 2011

Esta es mi propuesta, abierta a perfeccionamiento. Si estás de acuerdo, por favor fírmala con tu nombre y correo electrónico en el lugar de los comentarios.

Gracias.

Claudia Cisneros Méndez